Bienvenidos

Les doy la bienvenida a Cuerpo Mente Alma.  Me emociona saberlos aquí, y les agradezco su visita.   

Quiero contarles, un poco, de qué trata esta iniciativa; con qué van a encontrarse al ingresar a esta Revista Digital.

En principio, contarles que lo que me motiva a realizarla es mi deseo de concentrar en un sólo espacio toda la información que nos concierne como seres humanos en nuestros tres aspectos: el Espiritual, el Mental o Emocional, y el Físico. La idea de vernos y, fundamental, aceptarnos como un todo; en un sentido holístico, dónde cuidar, preservar, y cambiar o mejorar cada uno de nuestros aspectos nos lleva a sentirnos plenos, saludables, en armonía -tal vez ayude  la idea de pensarnos como un engranaje en el que cada pieza está íntimamente ligada a la otra, y dónde el desequilibrio de una de ellas  afecta irremediablemente a la otra, repercutiendo en el funcionamiento general-.

Y en esta intención de mejorar nuestra calidad de vida, nuestro estado físico, nuestros pensamientos, y emociones, poder reunir la información, que considero, nos lleva por el camino para lograrlo.  Entonces así, por ejemplo, asesorarnos  sobre cómo mejorar nuestra alimentación; qué libros, qué películas  pueden guiarnos, dejarnos una enseñanza; conocer la vida de personas que trascendieron espiritualmente, y podemos llamar maestros, deseando nos inspiren en la nuestra; presentar personajes con vivencias ricas y aleccionadoras; reunir noticias de interés general relacionadas a esta búsqueda; dando espacio a profesionales holísticos para que nos muestren sus especialidades, y así se amplíe nuestro abanico de opciones; nutrirnos de las distintas disciplinas que pueden contribuir a sanarnos en nuestros tres planos; y, “nobleza obliga”, poder contarles, demostrarles, todo sobre el Hatha Yoga y el Reiki, enseñanzas que elegí para mi vida.

Tal vez sea apropiado aclarar que no es el fin de esta revista el convertirnos en “ascetas”, o en “monotemáticos”, o que implique un “sacrificio” volcarse o poner en práctica cualquiera de las disciplinas que se publiquen.   Claro que no.  Es mi objetivo, aquí, que podamos ir sumando a nuestro día a día toda esta temática -con la que algunos estarán familiarizados, y algunos otros irán descubriendo-, a sabiendas de que convive perfectamente con el que sea nuestro estilo de vida, con nuestras rutinas o preferencias.   Como para ilustrar esto que estoy planteando podría decir que, a la pelicula de acción, que va a tensionarme, a dejarme en estado de alerta, puedo suplantarla de vez en cuando por una más mística, y percibir qué distinto se siente.  También, por ejemplo, puedo ir comprobando, los días que me decido por una alimentación más natural, cómo mi cuerpo se va a sentir más liviano, mi sistema nervioso aquietado.  O, cómo la lectura de índole espiritual, o la de auto-ayuda, me centra, me conecta con mi interior.   Puedo, también, chequear cómo ese momentito que le dediqué a meditar o a practicar determinada postura de yoga -o cualquier otra disciplina- me colocó en otra perspectiva; y que convive perfectamente con el gimnasio o el zumba.  

Y así, de esta manera, experimentando, volcándonos  a lo más natural, a lo más pacífico, reencontrándonos -o tal vez descubriendo- nuestro aspecto espiritual, poder convertirnos en personas más sanas tanto exterior como  interiormente.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *