Bienvenidos

Les doy la bienvenida a Cuerpo Mente Alma.  Me emociona saberlos aquí, y les agradezco su visita.   

Quiero contarles, un poco, de qué trata esta iniciativa; con qué van a encontrarse al ingresar a esta Revista Digital.

En principio, contarles que lo que me motiva a realizarla es mi deseo de concentrar en un sólo espacio toda la información que nos concierne como seres humanos en nuestros tres aspectos: el Espiritual, el Mental o Emocional, y el Físico. La idea de vernos y, fundamental, aceptarnos como un todo; en un sentido holístico, dónde cuidar, preservar, y cambiar o mejorar cada uno de nuestros aspectos nos lleva a sentirnos plenos, saludables, en armonía.  Como para comprender lo importante de este concepto, tal vez ayude  la idea de pensarnos como un engranaje en el que cada pieza está íntimamente ligada a la otra, y dónde el desequilibrio de una de ellas  afecta irremediablemente a la otra, repercutiendo en el funcionamiento general.  

Y en esta intención de mejorar nuestra calidad de vida, nuestro estado físico, nuestros pensamientos, y emociones, poder reunir la información, que considero, nos lleva por el camino para lograrlo.  Entonces así, por ejemplo, asesorarnos  sobre cómo mejorar nuestra alimentación; qué libros, qué películas  pueden guiarnos, dejarnos una enseñanza; conocer la vida de personas que trascendieron espiritualmente, y podemos llamar maestros, deseando nos inspiren en la nuestra; presentar personajes con vivencias ricas y aleccionadoras; reunir noticias de interés general relacionadas a esta búsqueda; dando espacio a profesionales holísticos para que nos muestren sus especialidades, y así se amplíe nuestro abanico de opciones; nutrirnos de las distintas disciplinas que pueden contribuir a sanarnos en nuestros tres planos; y, “nobleza obliga”, poder contarles, demostrarles, todo sobre el Hatha Yoga y el Reiki, enseñanzas que elegí para mi vida.

Vale aclarar que no es el fin de esta revista el convertirse en “ascetas”, o en “monotemáticos”, o que implique un “sacrificio” volcarse o poner en práctica cualquiera de las técnicas que se publiquen.   Claro que no.  Es mi objetivo, aquí, que podamos ir sumando a nuestro día a día toda esta temática -con la que algunos estarán más familiarizados, y algunos otros irán descubriendo-, a sabiendas de que convive perfectamente con el que sea nuestro estilo de vida, con nuestras rutinas o preferencias.   Como para ilustrar esto que estoy planteando podría decir que, a la película de acción, que nos va a poner tensos, a dejarnos en estado de alerta, podemos suplantarla, de vez en cuando, por una más mística, y percibir qué distinta sensación nos queda.  También, por ejemplo, podemos ir comprobando, los días que nos decidimos por una alimentación más natural, cómo nuestro cuerpo se va a sentir más liviano, nuestro sistema nervioso aquietado.  O, cómo la lectura de índole espiritual, o la de auto-ayuda, nos centra, nos conecta con nuestro interior.   Podemos, también, chequear cómo ese momentito que dedicamos a meditar o a practicar determinadas posturas de yoga -o cualquier otra disciplina- nos coloca en otra perspectiva, y que convive perfectamente con el gimnasio o el zumba.  

Y es así, entonces, como de esta manera, experimentando, volcándonos  a lo más natural, a lo más pacífico, reencontrándonos -o tal vez descubriendo- nuestro aspecto espiritual, ir convirtiéndonos en personas más sanas tanto exterior como  interiormente.  Habrá quiénes adopten ésto como estilo de vida, bienvenido sea!!!!; y quiénes lo ejecuten por momentos, bienvenido sea también!!!!

Sólo me queda invitarlos, “formalmente”, a que transitemos juntos este camino de sanación y plenitud.   Quiero que sepan que tienen aquí, en Cuerpo Mente Alma, un refugio dónde descansar del estrés, de las preocupaciones, de lo duro que a veces puede ser el “afuera” con sus agresiones, sus imposiciones; sepan que cuentan con este espacio para apartarse de la corriente, por la que muchas veces nos dejamos arrastrar, de superficialidad, de moda, de así debe ser la vida, de así deben cronometrarse las horas.   

Sean, una vez más, bienvenidos.   Es mi deseo que este camino que les presento los conduzca al estado más maravilloso que se pueda experimentar, el de la paz.  Los abrazo con el alma.   

                                                                                                                                   Cintia Elizabeth Woods

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en redes socialesShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *