Kiri. El árbol que podría salvar al planeta

  kiri-nueva-f1

El árbol considerado, por los expertos, como el mejor aliado natural para la lucha contra el cambio climático y la deforestación. Absorbe diez veces más el dióxido de carbono, sobrevive a terrenos poco fértiles y es una gran alternativa para la recuperación de suelos contaminados.

Originario de China, el Kiri reúne cantidad de virtudes que lo están destacando como el gran arma natural  para compensar y revertir los daños ambientales producidos por la deforestación  y la contaminación del suelo y del aire.  Se destaca por su capacidad para absorber diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta del mundo, por lo que emite grandes cantidades de oxígeno, convirtiéndose así en el gran aliado en la lucha contra el cambio climático.

También denominado Paulownia tomentosa o árbol emperatríz, es considerado el árbol más fuerte del mundo; y ésto se debe a que una de sus cualidades principales es la capacidad para resistir agresiones externas, como  por ejemplo el fuego, ya que puede regenerar sus raíces y vasos de crecimiento en forma rápida -incluso en terrenos casi estériles-.

Pero gran parte de las propiedades del Kiri se deben a sus acorazonadas y enormes hojas -su diámetro oscila entre kiri-2los 40 y 60 cm- que aportan al suelo, al caer y descomponerse, grandes cantidades de nitrógeno; lo que las convierte en un gran recurso ecológico de purificación, incluso para aguas contaminadas.

Este magnífico árbol de flores color lavanda, que recuerdan al jacarandá, es utilizado con éxito en la recuperación de suelos contaminados -nitratos, nitritos, arsénico, metales pesados, etc- logrando revertir la situación de la tierra y dejándola apta para el crecimiento de otras especies vegetales.  Es altamente tolerable a la polución y previene la erosión; los nutrientes que aportan sus raíces expansivas ayudan a mejorar los suelos degradados. ya sea por la erosión hídrica o por la eólica.  Soporta bien el frio.  Es muy resistente y relativamente libre de enfermedades.  Sobrevive en condiciones moderadas de sequía una vez desarrollado, al cabo de uno a dos años.  Y convive con otras especies.

Intensificando todas estas cualidades, sobresale el dato de que es el árbol que más rápido crece en el planeta pudiendo alcanzar en sólo ocho años el tamaño de un roble de cuarenta.  Además, que retoña alrededor de siete veces del mismo tronco -ya sea que se lo utilice para generar madera o, como se mencionó anteriormente, si se llegase a prender fuego no se pierde el árbol, ya que tiene la propiedad de regenerarse (brota solo nuevamente de la raíz)-.   Como características generales  se puede agregar que vive hasta cien años, y que la altura máxima que alcanza es de 27 metros.

Al conocer las inigualables propiedades del Kiri se entiende por qué se lo considera el árbol del futuro, el árbol que kiri-nueva-f que podría salvar al mundo, sobre todo teniendo en cuenta la preocupación mundial por la tala indiscriminada de árboles -según datos de la ONU, hoy se destruyen cerca de 13 millones de hectáreas forestales por año en el mundo- y los severos daños que ésto genera, desde aridéz extrema, cambios irreversibles en los distintos hábitats con pérdida de flora y fauna natural y el tan mencionado cambio climático.

EL KIRI EN ARGENTINA

Con un proyecto denominado “Fábrica de Oxígeno”, a través del Ministerio de Medio Ambiente Campo y Producción, la provincia de San Luis es la única que está comenzando a producir Kiri con fines netamente ambientales -en Misiones también hay una fuerte producción de la especie pero sólo con un objetivo industrial (madera para muebles, revestimiento de casas, fabricación de instrumentos, etc)-.

Este proyecto se encuentra en un período de prueba en el que se evalúa el desarrollo y la adaptación de la especie, para lo que se prevee la forestación de 50 mil ejemplares, y tiene como objetivo la producción de Paulownia tanto para el territorio puntano como para el resto del país.

 

 

 

 

 

 

Compartir en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *