La Relajación

flores-de-loto-blancas

La importancia de relajar cuerpo y mente.  Técnicas y beneficios de la relajación empleada en yoga.

 

 

 

La mayoría de las personas en algún momento del día, o de manera constante, lamentablemente, nos vemos inmersos en un ritmo de vida acelerado que nos aleja de nuestro derecho a sentirnos plenos y con serenidad.   Mucho se habla de lo dañino que este vivir intenso, como en estado de alerta constante, puede ser para nuestro cuerpo y nuestras emociones; pero no suele ser fácil aprender a dominar la situación.

Si analizamos las causas, inmediatamente pensamos en las variadas exigencias de los tiempos actuales, sobre todo en las grandes ciudades, dónde los horarios apremian, los compromisos adquiridos no esperan, los problemas económicos suelen acechar, etcétera, etcétera; no descartando de la lista, por supuesto, las circunstancias que puedan surgir adversas ya sea en lo sentimental, familiar, la salud, y demás.

Pero si bien lo anteriormente mencionado es innegable, es importante hacer “hincapié” en el estilo de vida que cada uno elige para sí; tratando de ser conscientes de nuestras elecciones (priorizando nuestra salud psíquica, mental y física), sin sobre-cargarnos de actividades, respetando nuestros tiempos, en definitiva, replanteándonos nuestra filosofía de vida.  A ésto es fundamental agregar que mucho depende, también, de la personalidad de cada uno; hay quienes  tienen una tendencia mayor al nerviosismo, a la ansiedad, a “tomarse todo a la tremenda”.

Ahora bien, vamos a dejar de lado las causas para concentrarnos en las soluciones -naturales- que disponemos.   Si bien muchas son las técnicas, disciplinas y actividades a las que podemos recurrir, aquí vamos a referirnos a la básica y prioritaria, la relajación.

relajacion5

 BENEFICIOS DE LA RELAJACiÓN

Siempre que nos relajemos, sea cual fuere la técnica que empleemos, vamos a vernos beneficiados.  Algunos cambios se van a producir desde un primer momento; seguramente logremos dormir mejor y más profundo,  sintamos nuestro cuerpo más liviano, y nos notemos más reflexivos.  Pero va a ser a medida que avancemos en la práctica cuando notemos los procesos más profundos.

Es importante resaltar que, con el hábito, todas las sensaciones que se producen durante la sesión se van a mantener en la vida cotidiana.

Aquí un detalles de los beneficios de la relajación:

  • El cuerpo afloja sus tensiones musculares.
  • Se calma la mente.  Se aquietan los pensamientos.
  • Las respiración se torna más serena y profunda, colaborando en la oxigenación del organismo.
  • Una buena relajación predispone a un sueño más profundo y reparador.
  • Nuestras emociones se equilibran, se armonizan.
  • Sentimiento de paz interior.
  • Se adquiere un estado de consciencia psico-física-emocional que trasmuta tensión por serenidad.
  • Brinda sensación de liviandad y salud a nuestro cuerpo,  y en nuestra mente.
  • Nos permite enfrentar situaciones difíciles o conflictivas en estado de calma.
  • Facilita una mayor conexión con nuestro cuerpo; permitiéndonos identificar, con la práctica, dónde hay tensión y así relajarla.
  • Regula las alteraciones psíquicas y psicosomáticas.
  • Purifica los canales energético.
  • Ya cómodos en la práctica, nos prepara para la meditación.

 

 EJERCICIO DE RALAJACIÓN

Como dijimos anteriormente hay varias técnicas para relajarse, cada uno puede experimentar y elegir la que le resulte más atractiva.  En este caso, ésta es la que solemos emplear en la práctica de Yoga, dónde la clase siempre finaliza con un profunda y reparadora relajación.

  • Preparamos el ambiente:  -Apagamos los teléfonos.  -Si hay más gente en la casa, pedimos que no nos interrumpan.  -Ponemos una música suave.  -Si es de nuestro agrado, prendemos un sahumerio o una vela.      –Que la luz sea tenue.
  • Nos acostamos en la cama, o en una colchoneta en el suelo -aunque podemos relajarnos sentados, lo ideal para aprender es en posición de cúbito dorsal-.
  • Nos cubrimos con una manta -a medida que nos relajamos, la temperatura corporal baja-.
  • Una vez acostados vamos a hacer todos los movimientos que necesitemos para que nuestro cuerpo esté bien cómodo, y así poder estar inmóviles durante el ejercicio.
  • La posición ideal es:  -El cuerpo bien cómodo.   -Las piernas separadas, con los dedos de los pies cayendo hacia afuera.  -Los brazos separados del cuerpo, palmas de las manos hacia arriba.  -Bien cómoda la cabeza, con o sin almohadón debajo.  -Los ojos cerrados.  -Cada uno lo adapta a su comodidad y necesidades-.
  • Vamos a identificar cada parte de nuestro cuerpo, visualizándola, mientras mentalmente le enviamos la persona-relajacion“orden” de aflojarse y relajarse.
  • Ejemplo:       -Los dedos de los pies, las plantas de los pies, los empeines se aflojan, se relajan.      -Pantorrillas, rodillas, muslos se aflojan, se relajan.     -Genitales, gluteos, caderas se aflojan, se relajan.     -La pelvis, sus órganos y músculos flojos, relajados.    -El abdomen, sus órganos y músculos se aflojan, se relajan.     -El tórax, sus órganos y músculos se aflojan, se relajan.        -La zona lumbar, sus órganos y músculos flojos, relajados.       -La zona dorsal, sus órganos y músculos se distienden, se relajan.      -Omóplatos, cervicales, clavículas se aflojan, se relajan.     -La columna vertebral se apoya vértebra por vértebra pesada en la cama, o el piso, se distiende, se relaja.       -Los dedos de las manos y las manos flojos, relajados.      -Brazos, codos, hombros flojos, relajados.     -Cervicales, cuello, cuero cabelludo, orejas se aflojan, se relajan.      -Frente, cienes, cejas, ojos se aflojan, se relajan.             -Mejillas, mandíbulas, mentón flojos, relajados.      -La naríz, la boca,la  lengua se aflojan, se relajan. -Nos repetimos mentalmente que sentimos nuestro cuerpo completamente relajado, distendido, sereno;  nuestra mente libre de tensión, aquietados los pensamientos.        -Permanecemos unos minutos más, permitiendo que con cada exhalación el cuerpo se relaje cada vez más.        -Luego, lentamente, vamos a comenzar a hacer movimientos de pies, manos, doblando suavemente las piernas, los brazos; sin que sean movimientos bruscos, vamos sacando al cuerpo de la quietud.         -Nos desperezamos.         – Llevamos los brazos hacia atrás estirándolos; y  las piernas estiradas, en tensión, como si nos tomaran de los pies.       -Nos ponemos de costado, bien cómodos y nos quedamos unos segundos antes de incorporarnos.
  • Finalizada la relajación,  nos disponemos a mantenernos en ese estado durante el resto del día. 

 

DATOS A TENER EN CUENTA:

  • Es conveniente comenzar con sesiones de quince o veinte minutos, luego se pueden ir extendiendo.
  • Lo ideal es permanecer inmóviles, pero si sentimos incomodidad o malestar vamos a cambiar la postura o acomodarnos lo mejor posible.
  • No hay que preocuparse si se presentan síntomas propios de la relajación tales como sensación de peso, calor, liviandad, pérdida de la noción del tiempo y del espacio.
  • Relajarse no es dormirse.   Lo ideal es estar todo el tiempo percibiendo las sensaciones de nuestro cuerpo y mente.   Si se tiene una tendencia a dormirse, evitar practicarla por la noche.
  • Como dijimos, lo ideal para familiarizarse con la técnica es practicarla acostados.  Pero tengamos en cuenta que vamos a recurrir a ella siempre que la necesitemos; ya sea sentados en la oficina, en el trasporte público, en medio de una reunión, cualquiera sea la situación que nos genere nerviosismo;  incluso estando de pie         ——evitando, en este caso, relajar mucho las piernas; haciendo énfasis en el resto del cuerpo, sobre todo en los hombros, brazos, rostro y abdomen-.

 

 

Compartir en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *