Feng Shui para revitalizar el hogar

 Consejos prácticos de Feng Shui para renovar la energía de la casa.    Diez pasos básicos a seguir para liberar lo estancado, y llenar de nuevos bríos nuestro hogar.

                                                    20161214_204152

 

  1.  Para comenzar es preciso motivarse visualizando la casa con energía renovada, limpia, clara y beneficiosa; lo que disipará cualquier rastro de apatía que quiera interponerse.  Seguidamente elaborar un lista de todas las cosas que se necesitarán, y  decidir el tiempo que se empleará para la renovación; decidirse a hacer todo en dos o cuatro fines de semana seguidos, por ejemplo, asignando habitaciones diferentes para cada uno de ellos.
  2. Organizarse.  Dedicar diez minutos para entrar en cada habitación con una libreta.  Hacer una lista de las cosas  que deben cambiarse, de las que deben tirarse y de las obras que se desea iniciar.
  3. Hacer una lista de las habitaciones por orden de importancia.  Lo ideal es comenzar por la habitación que menos importe, dejando la más importante para el final; de esta manera se asegura la finalización de la tarea.  Si los demás miembros de la familia van a participar, repartir las habitaciones que les correspondan.
  4. Convertir, si se cuenta con el espacio,  uno de los cuartos en un taller (si no usar un patio, balcón, etc).  Deberá ser un cuarto que quede más o menos a la mitad de la casa para que se puedan colocar allí todos los objetos que 20161207_202221se deseen donar, reparar o vender.  
  5. Comprar bolsas de basura.  Asegurarse de que sean grandes y fuertes, ya que se deben tirar todas las cosas que no se quieran.  Reordenar la casa es verdaderamente algo muy terapéutico,  y se va volviendo más fácil con la práctica, pero puede resultar un poco abrumador cuando es difícil decidir qué tirar ( ver cuatro tipo de objetos que deben tirarse)  y qué guardar.   Cuando se tengan dudas  lo ideal es guardar el objeto, en la próxima limpieza se podrá decidir que hacer con él.
  6. Limpiar a fondo la casa.  Pensar en las capas de energía estancada y negativa que se van retirando a medida que se limpia, y como se va sustituyendo por nueva energía renovada.
  7. Revitalizar la casa con una nueva mano de pintura.  Lo ideal es hacerlo al menos cada tres años.  Pintar la casa habitación por habitación.  Elegir colores divertidos, pero en caso de dudar usar el blanco -color adecuado para cualquier ambiente-
  8. Dejar que la energía del sol entre a través de las ventanas. Lavar las cortinas y colgar cristales facetados en las ventanas para atraer la energía del sol.  Dar un “baño de sol” a la casa durante el verano resulta sumamente beneficioso, ya que la luz del sol tiene el poder de penetrar toda la casa: pisos, paredes, muebles, almohadones, camas, alfombras, cortinas……..
  9. Adquirir nuevas luces.  Éste es uno de los métodos más efectivos para revitalizar la energía de las casas.  Bastará con comprar unas pocas luces extras -nuevas pantallas, luces, vidrios pintados, etc- para comprobar lo cálida y luminosa que se vuelve la energía de la casa.
  10. Dejar que el viento entre en la casa.  Abrir puertas y ventanas, mejor aún los días ventosos.  Dejar entrar la suave brisa es invitar a una valiosísima nueva energía.  Es terapeútico y muy renovador.

Cuatro tipo de objetos que deben tirarse

El efecto más debilitante que tiene la acumulación de objetos es la manera en que atrapa la energía del espacio.  Aunque no todos los objetos que se van acumulando son malos, la mayoría sí lo son.  Al eliminarlos se aligera y renueva el aire del hogar y se deja, además, espacio para que ingrese lo nuevo.

20161214_204332Las colecciones: Van desde lo sublime a lo ridículo -abanicos, patos de plástico, monos de juguetes, sellos, estatuas ecuestres, etc.  Si se tiene una colección que ya no está expuesta y que fue relegada a un mueble o habitación seguramente indique que ya no significa demasiado; así que por qué no dejar que otras personas pueden disfrutar de ellas?.  Donarlas, obsequiarlas a quién pueda apreciarlas o venderlas son la mejor opción; recordar que acumular objetos estanca la energía.

Los libros y las revistas: Hacen que la energía se vuelva añeja, y es que representan información fechada.  Deshacerse de ellos inmediatamente es lo aconsejable.

Las fotografías: Son un tercer tipo de objetos basura.  Dedicar un poco de tiempo a revisarlas.  Tirar las que no evoquen recuerdos agradables o recuerden emociones negativas.  Guardar sólo las fotos que dibujen una sonrisa en la cara y no lágrimas en los ojos.  Recordar que las fotografías son una parte muy importante de la familia; transformar aquellas que se guardan en objetos genuinamente valiosos.

Utensillos y electrodomésticos rotos:  Revisar a fondo la vajilla, los jarrones y la cerámica de la casa.  Tirar todo lo que esté roto o agrietado, incluso si el jarrón es de cristal Waterford o el plato es parte de una apreciada colección de cocina, ya que restan vitalidad y traen mala energía.

Lo mismo ocurre con electrodomésticos.  Todos aquellos que se guarden y estén rotos o se hayan descartado deben tirarse.  Deshacerse de equipos estéreos, televisores, computadoras, máquinas para hacer ejercicio, secadoras de pelo, cortadoras de césped, piezas viejas del auto; además de todas las cajas, botella y demás contenedores sin uso.  Tirar este tipo de basura para dejar que la energía circule y no se estanque y vuelva rancia.

Extraído de 168 trucos de Feng Shui.  De Lillian Too

 

Compartir en redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *